Día Internacional de la Educación: por un derecho para cambiar vidas

Día Internacional de la Educación: por un derecho para cambiar vidas

Rafael Martínez es docente por influencia familiar, por inspiración pero especialmente por su fiel pasión por comunicar con las personas y aportarles grandes valores de la vida. Más de 10 años de experiencia en el ámbito de la educación permiten hoy al director académico de nuestra escuela definir el derecho a la educación como un importante poder que todos debemos utilizar correctamente para transformar el mundo en un lugar cada vez más justo, armonioso y equilibrado.

En el Día Internacional de la Educación, como cada 24 de enero, la UNESCO y otras organizaciones e instituciones, nos invitan a reflexionar acerca de un derecho humano y fundamental. No obstante, a pesar de ser reconocido así a nivel mundial, no se encuentra debidamente garantizado en cada rincón de este planeta.

Pero, ¿por qué a pesar de comprender que la educación es un derecho de obligatoriedad, no se cumple por todos los estados?

Educación, un derecho global con distintas visiones

Aunque la educación es definida como un derecho global, de los diferentes criterios y formas de gobernar adoptadas por cada país, es hoy desde donde nacen diversas consideraciones del concepto de la educación que propician en muchas ocasiones un atentado contra su debido respeto como derecho humano.

Ante esta injusta situación, Rafael Martínez asegura que desde nuestra posición como meros individuos resulta casi imposible avanzar hasta alcanzar la debida garantía de cumplimiento de este derecho en todos y cada uno de los países que conforman este mundo. Sin embargo, para el director de ENA, es un gran contribuyente la sensibilización informativa que se realiza año tras año con organizaciones e institutos para hacer llamamientos al respeto de este derecho.

“Que no se use la educación como ideología”

Rafael Martínez, Director Académico de Escuela de Negocios Aristeo

Resulta complicado cambiar la forma de ver la educación a nivel global para conseguir que pronto todos y cada uno de los países se dirijan hacia este derecho con la misma visión. No obstante, los cambios sí pueden comenzar desde el terreno que cada uno pisamos día a día, desde las bases de nuestro propio país.

“Me gusta pensar en posibilidades de mejora”.

Rafael Martínez

El director de ENA aboga por una educación en la que los protagonistas son los estudiantes, los padres y los profesores. Porque actualmente están siendo los diputados y los gobiernos quienes terminan construyendo métodos educativos altamente alejados de la realidad y no ajustados a las necesidades de quienes viven el día a día de lo que realmente es la educación.

Y es que, de métodos educativos regulados por los verdaderos representantes de la educación, es solo desde donde podría nacer la garantía de una enseñanza inclusiva. En palabras de Rafael, si todos los protagonistas del proceso pudieran participar en la toma de decisiones, obtendríamos una educación más pública y, por tanto, accesible a todos.

“Que no se use la educación como ideología”, defiende Rafael. Porque más allá de discriminaciones raciales, de género o de otras condiciones, el tema del dinero se constituye en España como la línea que más diferencias dibuja en el ámbito de la enseñanza. 

Educación para la vida

En un día tan importante como hoy, Rafael Martínez se dirige al término educación en un plano que va más allá de la enseñanza meramente profesional. “Hay un señor en Venezuela, que se llama Antonio Pérez Esclarín, que hablaba de la necesidad de educar para la vida”, establece.

Y es en este ámbito en el que prefiere centrarse el director de ENA, en la necesidad de educar bajo este concepto, con el fin de que en unos años se pueda alcanzar ese mundo más equilibrado y unido que ahora tanto anhelamos.

“La educación para la vida no para nunca, es de formación continua porque tú constantemente debes aprender cómo ser un mejor ser humano”.

Rafael Martínez
Rafael Martínez, Director Académico de Escuela de Negocios Aristeo

Nuestra escuela: educación para el ser humano

Bajo esta filosofía de educación para la vida, y de la mano de la UNESCO, nuestra escuela diseña sus programas formativos incorporando asignaturas que forman al estudiante como un profesional, pero al mismo tiempo como un ser humano más coherente y armonioso con su entorno.

Así, más allá de perseguir el objetivo de llegar a ser un referente nacional en formación en emprendimiento y en extranjería, ENA ya se intenta identificar con la práctica del concepto de educación inclusiva.

“Son formaciones complementarias pero a mi me contribuyen a cumplir mi misión de educar para la vida, educar para el ser humano como miembro de este planeta”.

Rafael Martínez
Rafael Martínez, Director Académico de Escuela de Negocios Aristeo

Porque aunque la condición económica a la que está supeditada la educación se encuentra muy alejada de la debida inclusión, desde las escuelas se deben garantizar otras condiciones que sean lo más incluyentes posibles, dirigidas a eliminar otras graves marcas de discriminación.

Hoy, en el Día Internacional de la Educación, nuestra escuela escoge ese camino, ese largo viaje que lleve a no solo educar en el espacio cerrado de la profesionalidad, sino en un plano más abierto al que llamamos vida.

Entradas relacionadas:

Conoce la estructura del sistema educativo en España

Consejos para estudiar mejor en invierno

Ocho métodos para recordar mejor al estudiar

¿Te gustó este artículo? ¡COmpártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email
Share on telegram

También te puede interesar:

Habilidades de Liderazgo

Lo Que Debes Saber Sobre Las Habilidades De Liderazgo Este artículo enumera algunas buenas prácticas y habilidades de liderazgo que debes saber. Es una pequeña

Leer Más >>